BIENVENIDO

BIENVENIDO
ABBA PADRE

miércoles, 18 de agosto de 2010

MEMORIA DEL BEATO ACAPULQUEÑO 2010




MEMORIA DEL BEATO ACAPULQUEÑO 2010.
Pbro. Lic. Juan Carlos Flores Rivas.

El martes 17 de agosto fue de fiesta en el Barrio de El Pozo de la Nación, en el centro de la ciudad y Puerto de Acapulco.
Los fieles se congregaron en torno al nuevo Arzobispo de Acapulco, quien realizó la primera visita a uno de los más emblemáticos entre los barrios históricos, con motivo de Celebrar la Santa Misa en la Memoria del Martirio del Beato acapulqueño Franciscano Bartolomé Días-Laurel, el patrón de los catequistas de la Arquidiócesis de Acapulco, en el Barrio histórico que lo vió nacer.
Un centenar de fieles, del Pozo de la Nación y de los barrios circunvecinos, se congregaron en la glorieta del Barrio ante la ermita de la Virgen de Guadalupe, donde se preparó una plataforma rodeada de plantas, y sobre la que se colocó el altar para celebrar la Santa Misa presidida por Monseñor Garfias en punto de las 7 p.m.
La primera parte de la Misa, la Liturgia de la Palabra, tuvo lugar en ese punto, hasta que una pertinaz llovizna obligó a realizar una procesión en la que todos fieles entraron a la Capilla y, ya dentro, se celebró la segunda parte, la Liturgia Eucarística.
Monseñor Garfias expresó su voluntad manifiesta de encontrarse con todos los fieles, y en esa voluntad, la protección del Beato Bartolomé Días-Laurel se presenta como una gran inspiración, pues su espiritualidad laica le permitía en todo hacer lo que hoy llamaríamos equipo pastoral, pues nuestro Beato siempre acompañaba en todo al Padre Francisco de Santa María, su Superior religioso, y juntos, realizaban la catequización de aquellos que debían recibir los sacramentos, y cada uno, en su propia vocación, ejercían su ministerio misionero.
Acompañaron musicalmente la Santa Misa el Coro de Catedral, dirigido por Narciso Reyna Flores, y la animación estuvo a cargo de el coro carismático de la Y, dirigido por Carlos Morga. Concelebró el Párroco del lugar Pbro. Juan Carlos Flores Rivas.
Al terminar la Santa Misa, se dio lugar a una sencilla convivencia, donde se compartio ricas aguas frescas, y una cena que con gran cariño los fieles ofrecieron a Monseñor Garfias en la casa de Mama Luci.
¡Beato Bartolomé de Acapulco: ruega por nosotros!

No hay comentarios: