BIENVENIDO

BIENVENIDO
ABBA PADRE

miércoles, 5 de febrero de 2014

HALLAN ROLLOS QUE NARRAN LA PERSECUSION DE CRISTIANOS EN JAPON DURANTE EL SIGLO XVII

Hallan rollos que narran la persecución de cristianos en Japón durante siglo XVII

Tomado del blog Aciprensa.digital
Hallan rollos que narran la persecución de cristianos en Japón durante siglo XVII
ROMA, 03 Feb. 14 / 02:42 am (ACI).- Unos 10.000 documentos de papel de arroz, conocidos como “Rollos de Marega”, y que narran la persecución contra los cristianos en el Japón del siglo XVII, fueron hallados recientemente, informó la prensa internacional.
Según informó la agencia AFP, estos documentos bautizados como "Rollos de Marega", por el nombre del P. Mario Marega que los recopiló en el sur de Japón en el siglo XX, constituyen una valiosa información sobre la persecución de los cristianos en la época Edo (1603-1867) y van a ser estudiados durante seis años. "Esta cantidad excepcional de documentos describe las persecuciones y la privación de libertad religiosa", afirmó el profesor Kazuo Otomo, director del Instituto Nacional de Literatura de Japón.
A partir de 1603 y durante más de dos siglos, Japón, por miedo a ser colonizado, se cerró al mundo exterior. Los japoneses no podían salir del país bajo pena de muerte y los extranjeros sólo estaban autorizados a entrar en unos cuantos lugares del archipiélago, sobre todo los holandeses, en el puerto de Nagasaki, ciudad que alberga un monumento en memoria de los 26 cristianos crucificados en 1597.
En aquella época, los shoguns, jefes de guerra de Japón, prohibieron el cristianismo por considerarlo un peligro para el archipiélago. Muchos de los misioneros extranjeros fueron expulsados, los fieles escondieron a algunos y los japoneses conversos tuvieron que renegar de su fe. Los que se negaron a cumplir las órdenes fueron torturados y ejecutados.
"Algunos de estos documentos pueden aclarar cómo conservaron su fe los cristianos", estima Rumiko Kataoka, experto en historia cristiana de la Universidad católica Junshin de Nagasaki.
A mediados del siglo XIX, cuando Japón salió de su aislamiento, la mayor parte de los documentos sobre las persecuciones estaban perdidos o habían sido destruidos.
El P. Marega juntó estos testimonios únicos cuando vivía en la isla meridional de Kyushu, antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Luego los llevó a Tokio y de ahí a Italia, donde falleció en 1978. El investigador Delio Proverbio dio con estos documentos en 2010.
Estos rollos relatan la vigilancia metódica y los actos a los que se sometía a los cristianos, que a la mínima sospecha eran forzados a pisotear imágenes de Cristo o de la Virgen María.
Según el profesor Otomo, sólo se han abierto tres paquetes de documentos de los 20 existentes. "Es un estudio sobre los cristianos, pero va más allá. Puede llevarnos a un estudio sobre los intercambios culturales y sobre la forma de tratar la libertad religiosa", explicó.
Fue a estos mártires y "supervivientes" a los que se refirió el Papa en la Plaza San Pedro cuando el 15 de enero durante la Audiencia General. “Fueron numerosos los mártires, los miembros del clero fueron expulsados y millares de fieles fueron asesinados. No quedó en Japón ningún sacerdote, todos fueron expulsados. Entonces la comunidad se retiró a la clandestinidad, conservando la fe y la oración en el ocultamiento”.
“Y cuando nacía un niño, el papá o la mamá lo bautizaban, porque todos los fieles pueden bautizar en circunstancias particulares. Cuando después de aproximadamente dos siglos y medio –250 años después– los misioneros volvieron a Japón, millares de cristianos salieron a la luz y la Iglesia pudo reflorecer. ¡Habían sobrevivido con la gracia de su Bautismo! Pero esto es grande, ¿eh? El Pueblo de Dios transmite la fe, bautiza sus hijos y va adelante”.
El Papa dijo finalmente que esta comunidad habían mantenido, aún en secreto, “un fuerte espíritu comunitario, porque el Bautismo los había hecho transformar en un sólo cuerpo en Cristo: estaban aislados y escondidos, pero eran siempre miembros de la Iglesia. ¡Podemos aprender tanto de esta historia! ¡Gracias!”
Según la Conferencia Episcopal de Japón, para el 2012 había en el país 444 mil 441 católicos.

No hay comentarios: